La Añada 2018 de Ribera del Duero, calificada como MUY BUENA

El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Ribera del Duero ha contado con la opinión de un Comité Excepcional de Calificación de la Cosecha, formado por nueve profesionales de referencia del panorama nacional del vino

 

Tanto el pleno del Consejo Regulador como el Comité Excepcional coinciden en calificar a la añada de 2018

 

El Consejo Regulador de la Ribera del Duero, ha reunido un año más a un grupo de expertos profesionales de primera línea en un Comité Excepcional que se ha encargado de calificar la añada 2018 de la Denominación de Origen, con el objetivo de determinar la calidad de los vinos elaborados con la uva de la última cosecha.

El Consejo Regulador ha contado este año con un Comité Excepcional de Calificación, formado por nueve profesionales del mundo de la sumillería y la comunicación, personalidades de influencia que trabajan en contacto directo con el consumidor, responsables de la selección de vinos en restaurantes de referencia, y cuyas trayectorias han sido reconocidas con importantes premios:

  • Meritxell Falgueras: sumiller, periodista, jurado internacional e investigadora universitaria. Autora del blog "Wines & the City" y responsable de compras de la enoteca El Celler de Gelida
  • Almudena Alberca MW: enóloga. Primera mujer española Master of Wine
  • Daniel González: sumiller de Casa Gerardo**, en Prendes (Asturias). Elegido por Verema como mejor restaurante en cuanto a la selección y servicio de vino
  • Yolanda Esther Rojo y Juanjo Losada: del Restaurante Pablo* en León
  • Sonia Prince de Galimberti: Presidenta de la Asociación de Mujeres Amantes de la Cultura del Vino – AMAVI
  • Pilar Cavero: Mejor Sumiller de España 2013. Colaboradora con distintos medios de comunicación, asesora y consultora
  • Gemma Vela: sumiller del Hotel Ritz y colaboradora de distintos medios de comunicación
  • Manuela Romeralo: directora de los restaurantes de Quique Dacosta El Poblet*, Vuelve Carolina y Mercat Bar. Premio Nacional de Gastronomía a la Mejor Sumiller 2008 y Premio Internacional de Gastronomía a la Mejor Sumiller en 2010.

Esta misma mañana, desde las 11.00 horas, los sumilleres han llevado a cabo una cata de diez vinos representativos de la Ribera del Duero, que han sido previamente seleccionados durante los pasados meses por el Departamento Técnico, tras sucesivas catas de más de 300 referencias. El Comité Excepcional ha realizado un análisis de esos vinos, empleando sus conocimientos y experiencia para ver las cualidades de cada uno de ellos en el momento actual y su potencialidad futura, cuando lleguen al consumidor. 

La puntuación otorgada por cada sumiller se ha introducido en un sobre cerrado y firmado, el cual ha sido abierto por el Pleno en la reunión ordinaria de Consejo que ha tenido lugar esta misma mañana. La decisión ha sido unánime, calificando la cosecha de 2018 como MUY BUENA.

En palabras de Enrique Pascual, Presidente del Consejo Regulador, “de acuerdo al criterio aprobado por el Pleno, se procedió a la apertura de los sobres entregados por cada uno de los catadores citados anteriormente, en los que incluyeron la correspondiente ficha con su valoración. A la vista de las puntuaciones otorgadas por cada uno de ellos y, en base a dicho criterio, se obtiene la calificación de MUY BUENA. Consecuentemente, el Pleno acepta la puntuación obtenida por el Comité de Calificación de Cosecha y decide por unanimidad otorgar a la Cosecha de 2018 en la Denominación de Origen Ribera del Duero la calificación de MUY BUENA”.

Cosecha 2018

El invierno de 2018 fue, como suele suceder en Ribera de Duero, frío y desafiante para las plantas de vid, alcanzándose temperaturas de hasta -12ºC, continuando las bajas temperaturas  durante  el  principio  de  la  primavera  con unos  meses  de  febrero  y  marzo  bastante  fríos.  Finalmente  la  lluvia hizo su aparición en la zona, en abundantes cantidades, a finales del  invierno y durante  la  primavera. Así las cosas, el desborre  se  produjo  de  forma generalizada   en   las   fechas   habituales   de   finales   de   abril.

A finales del mes de junio las lluvias finalmente se detuvieron y se registraron temperaturas más cálidas, propiciándose las condiciones ideales para una buena fructificación y cuajado de los  frutos  que  ya  en  ese  momento  auguraban  una  abundante  cosecha. En  julio las  temperaturas  fueron  algo  inferiores  a  lo  habitual,  lo  que  propició que  las  plantas  continuaran  con  su  rápido  desarrollo  ayudado  notablemente además por las abundantes reservas hídricas. Durante  el  proceso  de  maduración, con temperaturas muy  cálidas  en  septiembre  y  más altas  de  lo habitual  en  octubre,  se produjo una evolución  rápida  en  el caso  de  las  plantas  que  tenían  menos  cantidad  de  uva (los viñedos afectados por las heladas y aquellos de mayor edad), debiendo posteriormente los viticultores  esperar un  poco  más para la  perfecta  maduración  en  el  caso  de  las plantas con mayor   producción,   lo   que   fue   una   nota   bastante   común   esta campaña debido a la dimensión de las bayas, superior a la habitual.

La campaña de vendimia fue más larga de lo  habitual, comenzando el día 17 de septiembre y finalizando justo al acabar el mes de octubre.

Los vinos de la cosecha 2018

Lo  primero que sorprende de los vinos de los cosecha 2018 es su expresiva y rica gama de colores que forma un conjunto muy atrayente desde un punto de vista visual. La nariz, aunque aún no desarrollada, nos sitúa ya en estos momentos en vinos muy francos con un gran componente frutal. En  boca encontramos  vinos  frescos,  habiéndose  logrado  una  mayor  componente atlántica que en  otras  campañas  más  cálidas,  con  una  buena  acidez. Todo  ese conjunto  nos  da  sensación  de  equilibrio  y frescor,  así  como de sensaciones  frutales;  siempre  con  un  final  duradero  en  la degustación.

Visita ecoturística y más de cincuenta vinos

En su visita a la Denominación de Origen, el Comité Excepcional está disfrutando también de los atractivos turísticos y gastronómicos de Ribera del Duero. Durante dos días van a adentrarse en la comarca, conocer los lugares donde los vinos se elaboran, los paisajes, y todo aquello que hace únicos los vinos de la marca de calidad.

El Comité ha visitado El Lagar de Isilla, donde además de conocer su proyecto enoturístico y acercarse a los vinos de esta bodega, han tenido también la oportunidad de catar los vinos de bodegas Manchón Mieres, Traslascuestas, Monteabellon y Barco Las Culebras.

Esta tarde visitarán Bodegas Alonso del Yerro, donde se va a celebrar una comida de hermandad con el Pleno del Consejo Regulador maridada con los vinos de las bodegas Protos, Pascual, Martín Berdugo, Arzuaga Navarro, Avelino Vegas, Vizcarra, Bohórquez y Cair, además de los de Alonso del Yerro

Además, el Comité Excepcional de Calificación conocerá la labor de recuperación de viñedo viejo que realiza la bodega Dominio del Águila, para finalizar su estancia en la DO con una visita y cena maridada en Bodegas Balbás.

Al Comité se le obsequiará también con un lote de vinos de las bodegas Protos, Pascual,  Martín Berdugo, Avelino Vegas, Barco las Culebras, Manchon Mieres, Arzuaga Navarro, Bohórquez, Monteabellon, Félix Callejo, Aalto, Finca Villacreces, Vizcarra, Cair, La Loba, Real Sitio de Ventosilla y Uvaguilera.

Sonorama