Desde el corazón de la Ribera del Duero vallisoletano, en el termino de Castrillo de Duero, se halla nuestra pequeña bodega familiar Malacuera, proyecto reciente (2012) de tres amigos, ahora socios, que tras mas de 25 años elaborando vino para el consumo familiar en nuestras bodegas subterráneas del siglo XVII, heredadas de nuestros abuelos, y con la uva proveniente de los viejos majuelos  que con tanto mimo ellos plantaron, un día nos embarcamos en esta aventura dentro de la DO. Ribera del Duero.

 Somos Carlos, Cesar y David, que tras los pasos de nuestro gran maestro y mejor amigo, Gerardo del Pico, quien dedico toda su vida al campo, amando la vid y tratando su fruto con una mezcla de mimo y tradición, fuimos inculcados en el amor a esos “claretes de toda la vida” de tempranillo y albillo, y a esos tintos de viejas cepas de tinto aragonés que tanta fama de buenos caldos dan a nuestra tierra.

 Juntos hemos vendimiado, pisado, trasegado y esperado todos los años esas uvas y su mosto, y luego compartido ese vino fermentado en barricas de roble en las bodegas, acompañados de almuerzos y meriendas en los viejos merenderos de piedra tan típicos en los pueblos de Castilla.

 Así poco a poco nos enganchamos a esta pasión, y es por ello que hoy nuestra bodega nace con ese espíritu pícaro, trasgresor y hasta un poco canalla, que hemos intentado plasmar en  el respeto a la tradición aprendida con un toque de atrevimiento en el diseño de nuestras etiquetas, fusionando modernidad y elaboración de nuestros vinos “a la antigua usanza” con tendencia en lo posible a los vinos naturales.

 Dos tipos de uva son utilizadas por nuestro enólogo Ángel Luis Margüello, la tinta fina o tempranillo para los tintos y esta misma mas la blanca albillo para los rosados, uvas provenientes de cepas de mas de 50 años de media y pertenecientes a viñedos de Castrillo de Duero, Quintana del Pidio y La Aguilera, estos dos últimos términos, de la provincia de Burgos.

Tabs

https://www.flickr.com/photos/riberadelduero/
Sonorama