Un marco incomparable, entre viñedos, es el lugar donde esta bodega familiar está situada. La disposición disgregada de las edificaciones confiere al lugar un encanto especial, trasladando al entorno una belleza singular.

          Situada en Roa, corazón de la Ribera del Duero, la bodega cuenta con viñedos propios y con medios técnicos de última generación que aseguran una perfecta elaboración y un cuidado de los vinos hasta el último detalle.

         Fue en 1994 cuando Santiago López consiguió llevar a cabo el sueño de crear su propia bodega. Todo comenzó mucho antes, alrededor de los años 30, cuando su padre, también llamado Santiago, aterrizó en la Ribera del Duero procedente de Santander para crear una granja en el mismo lugar donde hoy se haya ubicada la bodega.  El contacto con el mundo de la viticultura llegó en los años 80, coincidiendo con los comienzos de la Denominación de Origen Ribera del Duero.

        Tras unos años seleccionando las mejores parcelas y los mejores clones de Tinta del País, llegó el momento ansiado de elaborar su propio vino, creando Bodegas López Cristóbal. A continuación vino la incorporación de su hijo Galo, que supuso una ayuda determinante en la consolidación definitiva de la bodega, así como el aporte de un carácter muy personal a los vinos.

        La filosofía de la bodega se centra en crear vinos de calidad, basados en la selección de nuestras propias uvas y buscando siempre la elegancia y el equilibrio. En definitiva, vinos para disfrutar.

 

 

Tabs

https://www.flickr.com/photos/riberadelduero/
Sonorama