Entre los años 1920-1930 Don Pedro Núñez de la Cuesta plantó viñas en el pago de Valdecuriel, de las cuales todavía quedan hoy algunas cepas en producción. Siempre ha sido tradición familiar hacer vino en los lagares propios que aún existen, así cómo en la bodega familiar que fue excavada a pico y pala allá por el año 1780.

Entre los años 1980-1990 comenzamos a plantar más viñas con las nuevas técnicas de espaldera, bajo los auspicios y la ilusión de Don Gervasio Granado y su fama en la localidad de Curiel de Duero (Valladolid) de hacer grandes vinos de cosecha.

Así, nace una bodega moderna en un nuevo edificio al pie de nuestros viñedos de Valdecuriel y Las Pinzas. Un edificio adecuado para la elaboración de nuestros vinos tintos bajo la denominación Ribera del Duero, donde elaboramos sólo y exclusivamente vinos de nuestras uvas aplicando las técnicas actuales, pero sin olvidar los consejos y las formas que hace muchos años hicieron de este vino, un vino muy peculiar, debido a la presencia de los montes que rodean nuestros viñedos, por eso denominamos a nuestra bodega: Bodegas Altogrande.

Y además, con la misma dedicación y en colaboración con nuestros socios de otras zonas vinícolas, elaboramos vinos de alta calidad con otras variedades de uva para fortalecer nuestra propuesta vitivinícola.

Nuestros vinos se producen con uvas autóctonas de calidad, una elaboración exigente y son estabilizados para garantizar su calidad y estructura con una graduación alcohólica a partir de 11º.

Por último, nuestros vinos pueden ir presentados en diferentes tipos de embotellado y envasado; teniendo, además, la posibilidad de desarrollar marcas exclusivas con diseños y características que se ajusten a las exigencias de nuestros clientes.

Tabs

Sonorama