En Olivares de Duero se esconde una casa señorial que mandó construir el marqués de Olivares con cuadras, bodegas y demás instalaciones. Esta edificación fue mesón y convento de los Jesuitas. Carlos Moro se hizo cargo de la misma restaurando los edificios y la pequeña y distinguida bodega para crear un vino con carácter acorde con la historia y al mismo tiempo adaptado a las tecnologías actuales. Rento surge a partir del Renacimiento, la época de la que data la casa noble, y está incluida dentro de la Denominación de Origen Ribera del Duero como bodega de elaboración y crianza. Bajo una bóveda de cañón acompañada de una luz tenue duermen las 50 barricas que albergan un tipo de vino de máximo nivel.

Tabs

https://www.flickr.com/photos/riberadelduero/
https://www.youtube.com/watch?v=zAEbKMDhcbA